La cruda realidad (II)

En el mundo del ligoteo hay jerarquías, todo el mundo sabe que eso es una selva y solo sobreviven los que se adaptan. Una de mis solteritas siempre dice: ‘Aquí o comes, o se te comen’. Toda la razón. Una tarde aburrida, me puse a ver la película Pagafantas, de Borja Cobeaga (que al igual que yo, procede de esa digna institución que es la facultad de Comunicación de la Universidad del País Vasco). La cosa fue a bastante, todo el mundo se sabía las tácticas de “la cobra”, “el lémur”, “El koala” y derivados. Por eso, anonadada me quedé cuando, revisando artículos por internet, me encontré con uno publicado en El Periodico de Catalunya, en el que, un gurú de la seducción llamado Mario Luna (?¿?¿Alguien sabe quién es?), daba consejos prácticos para “pagafantas”. Escuchen y lean.

1. Mantén una actitud divertda. Si ni tan siquiera tú mismo te lo pasas bien, ¿cómo esperas que ella te vea deseable? (Puede ser, pero sin pasarse, lo de darlo todo en la pista de baile no es que precisamente funcione para que te veamos ‘deseable’. Más bien produce el efecto contrario)

2. Presta atención a tu comunicación no verbal. Exhibe tu masculinidad tanto en los gestos como en la mirada y la voz. Eres un hombre y ella ha de percibir la tensión sexual. (Eso no inluye ni toquecitos en ciertas partes del cuerpo a lo Cristiano Ronaldo, ni un intento de mirada seductora de esas que más bien parece que sufres daño cerebral)

3. En algún momento de la cita, entra en contacto físico con ella. Más pronto que tarde tienes que tocarla o rozarla, como si fueras su hermano pequeño, pero ese contacto físico ayuda a derribar una barrera. (Espero que JAMÁS nos toquen como si fuéseis nuestros hermanos pequeños, ahí si tendríamos un problema, y más que derribar barreras, se construiría un mundo tan alto que moriríais intentando escalar)

4. Piensa que llevas a George Clooney en tu interior. Compórtate como si fueras él, piensa en lo que él haría en esa situación. Si te lo crees, ella también acabará creyéndolo y se verá atraída por tu gran seguridad. (En mi humilde opinión, creo que funciona más con Brad Pitt, pero para gustos los colores. Eso sí, en el momento que comiences a hablar de Angelina, será que estás demente. Y otra cosa, ¿comportarte como George Clooney? ¿Le conoces acaso?)

5. Habla de tus emociones. Exprésale cómo te sientes y deja de lado lo que haces. (Esto supongo que va por lo de que no podéis hacer dos cosas a la vez, digo yo.. Ojo al número de cosas que cuentas o serás ‘el amigo que escucha’ para siempre.)

6. Concéntrate en ella, es el objetivo. No pienses en tus propios miedos sino en ella, en sus emociones, en lo que te cuenta, en como se siente. (Otra que debes ignorar si no quieres ser ‘el amigo que escucha’. El número de cosas sentimentales que cuentas es inversamente proporcional al número de posibilidades de que la cosa continúe como relación)

7. Haz que te exprese, que te hable de su vida, y demuéstrale que te has fijado en algún detalle que la convierte en única. Para lograrlo, hazle preguntas abiertas, que te proporcionarán más información.Por ejemplo no le preguntes: “¿Te gusta este sitio?”, pregúntale directamente: “¿Por qué te gusta este sitio?” (‘Amigo que escucha III’. Créeme, si me preguntaran eso me sentiría hasta mal, parece que directamente, mi elección es una mierda)
8. Manifiesta tu interés sexual hacia ella, pero siempre con elegancia. Si después de hacerlo se queda, significa que le interesas. Si abandona la cita, tampoco desesperes, puede que tu elegancia le haya dejado el veneno y quizá la haga volver. (Qué eres, ¿una abeja? Por dios. Si abandona la cita, o-l-v-i-d-a-t-e)

9. Hazle sentir que su posible rechazo no te afectará emocionalmente. George Clooney no se sentiría mal por ser rechazado una vez. (Eso quiere decir que no llores si te manda a paseo. ¿George? Si, eso explica claramente por qué cuando le dejan tirado se busca un reemplazo más joven y más sexy. Claro, claro, ahora lo entiendo todo)

10. No demuestres excesivo esfuerzo y sé siempre lo más claro y directo que puedas. Lo que puedas decir con una frase, no lo digas con un párrafo. (Si no te esfuerzas, lo llevas clarinete)

Visto esto… Solo tengo que anunciar una cosa:
HOMBRES DEL MUNDO:
Si queréis dejar de ser unos ‘pagafantas’, no hagáis caso. ¿El único consejo que se puede dar?
SER-UNO-MISMO.
Anuncios

2 pensamientos en “La cruda realidad (II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s