Me da igual

 
Porque sí, he vuelto. Tras un mes sin decir absolutamente nada, he vuelto. He tenido una crisis existenciales de esas que hacía mucho tiempo que no os comentaba. Ha sido duro. Por primera vez en mi vida, no he escrito. Tampoco he dibujado. Quien me conoce sabe que si estoy en un momento de estrés, mi vida se reduce a eso: a acabar rodeada de papeles y con la luz encendida a las 3 de la madrugada, escuchando a los random que llaman a Hablar por Hablar.
Bonita manera de que se te vaya la cabeza.
La verdad es que esta vez no ha sido así, me he limitado a leerme la obra completa de Calvin & Hobbes y a leer tanto manga que da miedo hasta reconocerlo. He analizado el blog mil veces, pensando en por qué ya no me divertía escribir. Creo que el formato original ha cambiado (ya me di cuenta antes, no es nuevo) pero por alguna razón no acababa de cambiarlo.
Así que empezaré de nuevo, más vale tarde que nunca. Me da igual haber pasado tanto tiempo negando lo evidente.
No soy Susie Bubble o Chiara Ferragni. No soy blogger de moda. Me gusta la moda, pero igual que me gustan los videojuegos o las recetas de cocina. Soy periodista, pero siempre he renegado del mundo del corazón, aunque me fascina (sin formar parte activa de ello, claro) comentar y decir lo que pienso. Porque me da igual.
A partir de ahora voy a dejar de ser lo que no soy. Bienvenidos de nuevo a El Mundo de Lili. Porque Lili ha vuelto.
 
x