Pelos: Color Verano 2013

Dado que mi cita en la peluqueria se aproxima (menos mal), a las de la revista InStyle se les ha ocurrido recordarme una vez más por qué debería quiero no debería desearía cambiar de color.

Rachel McAdams: pelirrojo.
Al poder, con el color estrella de la temporada. Personalmente ella me gusta más rubia, pero llega un momento que todos queremos un cambio.

 

Olivia Munn – Moreno
La última vez que me cambié el color del pelo, decidí que iba a ser desde luego la última (mentira). Ahora mismo tengo el pelo oscuro, y es la clave para una melena brillante, ya que con los cuidados adecuados, resplandece. Color comodín para invierno o verano.

 
Millie Mackintosh – Ombre
De momento, la tendencia del ombre o mechas californianas sigue tan fuerte como la temporada pasada. Lo nuevo es sustituir el rubio por colores de todo tipo, aquello que ahora denominan chalk-dye y que tan de moda está en Pinterest o Tumblr. Permanente o no permanente, es una gran alternativa para melenas claras que deseen tener un cambio.
 
 
Scarlett Johansson – Rubio
Brillante, como el de la actriz, la clave está en las mechas (higlights/lowlights). Lo bueno? Es adaptable a todas las tonalidades de rubio. Si estáis pensando pasaros a los colores claros, pedid un tono con base ceniza (o ash).
 
 
 
Kerry Washington – mechas
De cualquier color, aunque la combinación de melena oscura y mechas en tonos caoba es una de mis favoritas.
 
Qué os parece? Qué debería hacer con mi pelaje? Lo que quiero es el color de la foto de abajo, pero una de mis amigas ya me ha dicho que: a) puede quedar muy bien, b) puede quedar muy mal; o c) puedo parecer un tigre (esto último no sé muy bien cómo encajarlo) Se aceptan comentarios!
 
 
 
Anuncios

All the Pixie Ladies

Beyoncé no sabe lo que ha desatado con su nuevo corte de pelo. Tijera en mano se ha deshecho de la voluminosa melena que la hizo famosa y ha optado por el santo grial de los cortes de pelo, el pixie.

Y es que una vez al año, en la vida de toda mujer surge esa incómoda pregunta que durante las próximas semanas (incluso meses) se convertirá en el centro de nuestras vidas.
 ¿Me corto el pelo a lo pixie?
Aquí es donde entran en juego  las listas de pros y contras, la búsqueda de fotos hasta las 3 de la madrugada y las temibles preguntas trampas de “¿Estaré guapa con el pelo corto?”,  Jay Z nunca lo admitirá, pero cuando saque un nuevo single titulado “dangerous questions” o similar, sabremos lo que le inspiró.
Entonces empiezo a pensar, si Beyoncé que cuenta con los mejores asesores y estilistas del mundo lleva un pixie es por algo, claro…con lo bien que queda, lo que estiliza, lo fresquito que es…(vale, a lo mejor, el hecho de que CASI se quedase calva enganchándose el pelo en un ventilador en un concierto haya tenido algo que ver.) 

Lo cierto es que buscando fotos sobre este corte encontramos versiones para todo tipo de pelos (si, para el rizado también) así que si crees que estás contenta con tu melena, PARA AQUÍ, y si estás pensando en un cambio, bueno…pídeles perdón a tus amigas, familia, novio y compañeros de trabajo de nuestra parte por sembrar la semilla del mal.


Pixie para pelo liso

 Pixie para pelo rizado

¡Gracias por vuestros comentarios!

Los best-seller de la belleza

Al menos, según Pinterest (sitio donde me paso la mitad del día y dónde me podéis seguir si hacéis click aquí, queridos) Soy una obsesa de los productos y los que me conocéis o me leéis lo sabéis, y por eso me ha llamado la atención esta lista: productos que han aparecido en este site que ya hemos probado, y otros que nos morimos por probar. 
Os pongo mi top 3, pero podéis leer la lista completa con los 41 productos aquí.
#3 ACEITE DE COCO
Juro sobre ésto. Como ya sabéis, tengo el pelo difícil (y no ayuda el hecho de que esté aburrida y mi pelo lo pague) y un buen día empecé a hacerme mascarillas previas al lavado, y deja el pelo fantástico. Leí por otros blogs cómo hacer el tratamiento, y muchas se sentían partidarias de aplicarlo en seco (lógica, es aceite) pero otras defendían el hecho de aplicarlo en pelo húmedo, y tratarlo como una mascarilla penetrante. Habiendo probado los dos, os dejo mi experiencia:
* Aplicar champú al pelo, aclararlo normal y secarlo con una toalla. Aplicar aceite de coco en el pelo, mantener durante mínimo una hora (o irse a dormir con él, que es muchísimo mejor). Aclarar, (doble champú, porque no deja de ser aceite y no se irá ni a tiros) y aplicar acondicionador o lo que sea que os echéis normalmente. 
Cualquier marca vale, simplemente escoged uno que sea aceite virgen y sin aditivos raros (o 100 % unrefined virgin coconut oil)
Consejo: no solo para el pelo, utilizad un poco como crema de noche, ¡super hidrantante!
# CORRECTOR, de BÉNEFIT
Cualquier cosa de Bénefit es un milagro de la naturaleza, pero claro, cuestan lo suyo. Yo soy fiel a MAC, pero he de reconocer que las cosas funcionan. Fui a maquillarme para la boda de mi amigo Justin allá por Diciembre, y yo que soy una tiquismiquis, me dejaron encantada. Si queréis probar algo, poneros con los correctores (Fake Up o Erase Paste, increibles) o la maravillosa crema primer The Porefessional, que disimula los poros y suaviza la piel.
# DESMAQUILLADOR DE OJOS, de SEPHORA.
Me da igual que sea de Sephora o de Perico de los Palotes. Siempre que compréis un desmaquillador de ojos (y si, TODAS deberíamos de tener uno, nada de usar toallitas para todo, salvo que sea una emergencia), intentad que sea bifásico, para tener por seguro que todo el maquillaje se va, especialmente el resistente al agua. Yo he sido fiel durante años al de Yves Rocher, pero ahora lejos de casa, tengo el de Nivea y también funciona.
Recordad, lista completa de productos (esconded vuestras tarjetas!) podéis encontrarla en Buzzfeed.

El largo camino de crecer un "pixie"

Cuando yo me corté el pelo (prácticamente por obligación debido a que todos sabéis que me gusta demasiado -o me aburro demasiado- jugar con productos nuevos), sabía (al menos en parte) que si volvía a querer dejármelo largo, iba a costar lo suyo. Mi pelo no crece especialmente rápido, y eso que me lo cuído en extremo (peor me podrían ir las cosas) y aun con todo, lo tengo bastante sano.
El caso es que normalmente, el pelo crece como un centímetro al mes, si tienes suerte (además de buena alimentación, etc). Yo no soy de esas, yo estoy convencida que no me crece nada de nada (salvo en verano, que dicen que crece más por alguna razón, y ahí estoy de acuerdo)
Total, que me lo corté, y más o menos fue cuando Emma Watson decidió que su vida como Hermione había durado demasiado y dijo “hasta aquí hemos llegado“, tijera en mano. Ya lo comentamos en su día, estaba monísima. Total, que le duró su amor por su pelo un par de años, igual que a mí; pero el hecho de no poder hacerte prácticamente nada (que sí, es muy cómodo blablabla) lleva a querer tenerlo largo de nuevo. 
Y es entonces cuando parece que no crece ni a tiros, claro que Emma ha sabido sacarse partido:
Yo ahí sigo (en la que llamo “la etapa de m*erda”, porque realmente lo es. El otro día mi amiga Sara me dijo que con la mini coleta que llevaba, parecía un torero. Me hundió, señoras, con lo orgullosa que yo estaba). 

Michelle Williams, otra de las defensoras del pixie, ha declarado hace nada que va a volver a dejarse el pelo largo. Al parecer, Michelle llevaba el pelo corto por el padre de su hija, el difunto Heath Ledger. Ahora, en una relación con Jason Segel (Cómo Conocí a Vuestra Madre), Michelle reconoce que ha comenzado otra etapa: “Me corté el pelo por el único hombre hetero al que le gustaba el pelo corto, y lo llevé en memoria de alguién a quien realmente amé“, confesó a la revista Elle. 
Ahora, casi cuatro años después, Michelle no ve con demasiado ánimo el largo (laaaargo) camino que le espera: “Es por eso por lo que he tenido el pelo corto tanto tiempo” dijo “esa etapa intermedia es insufrible, verdaderamente dura para tu autoestima
Amén.

Maquillaje: Sombras en Crema

Se acerca San Valentín, chavales! Pero vamos, si como yo no vais a tener ninguna cita, uníos a mi actitud anti decoración en supermercados, tiendas, etc. Es AGOBIANTE, señores empresarios.
En fin, yo venía bastante entusiasmada para contaros mi última odisea, que aunque se me ha hecho un poco más larga debido a la nieve (sí, yo vestida en plan El Conquistador del Fin del Mundo y los geordies en manga corta), pero vamos, que ya puedo haceros mi review. ¿Y qué he ido buscando?, os preguntaréis. Sombras en crema, ese producto incomprendido que seguramente ocupa espacio en vuestros neceseres. SEGURO.
Recuerdo que la primera (y última) sombra en crema que tuve me la regalaron cuando todavía estaba en mi Etapa Azul (sí, a lo Picasso – los que lleváis más tiempo por el blog recordaréis que tuve una Etapa Rosa en la que iba de ese color de la cabeza a los pies, literalmente; y lo mismo pasó con la azul) cosa que nunca comprenderé, porque los colores fríos me sientan como un tiro. Bueno, el caso es que alguien pensó que una sombra en crema azul-plateado (de Bourjois) era lo que yo necesitaba. En aquellos momentos que yo era mucho más creativa con la sombra en polvo y totalmente alérgica a la crema hidratante, no pensé que el resultado mereciese la pena.
Hasta ahora, claro.

Me he obsesionado con los tonos naturales, y pensando en el fin de semana y en mi ojos marrones casi negros, el rosa o el nude son los colores con los que me siento más a gusto. No es que esté volviendo a la citada Etapa Rosa (aunque eso explicaría mi incesante búsqueda de la barra de labios fuchsia perfecta), es más que nada que las sombras normales ya no suponen ningún desafío, me he lanzado a la prueba, busca y captura de las sombras en crema. Después de algunas pruebas y lectura de comentarios de maquilladores profesionales y bloggers, puede afirmar que Bobbi Brown tiene las mejores del mercado ahora mismo, seguidas de cerca por la sombra tipo gloss de Clinique.
Sí, un poco más caras de lo que se espera (las de Bobbi Brown  y las de Clinique sobre los 25 euros) pero son las más duraderas y ese tipo de productos suelen durar toda una vida. De todas maneras, si solo queréis usarlas para esta temporada (como es lógico) las sombras de Rimmel London, Maybelline Color Tattoo o las de Topshop (marca claramente infravalorada en algunas cosas) tampoco me dejaron indiferente, aunque el resultado no sea tan profesional.
Y como plus, una vez más, las chicas de The Beauty Department han puesto un tutorial que me va al pelo (ellas sí es orientado a San Valentín). La marca que utilizan para la sombra es Maybelline Color Tattoo. Recordad aplicar la sombra en crema con un pincel, nada de estamparlo con los dedos, que nos conocemos. Para mi gusto, pasaría olímpicamente de la capa de purpurina encima de la sombra, pero es vuestra elección. También utilizaría mi barra de labios MAC matte en tono Chili, pero es básicamente porque es mi color.

Nuevas tendencias de belleza

Nuevas tendencias de belleza, amigas mías. Damos un paseo por algunos de los hits de los 90 (los que menos daño hicieron, parece ser que algo se ha aprendido con los años) Os hago una mini lista de alguna de las tendencias y productos que van a pegar fuerte en este 2013:

1. Labios naranjas

Mis tonos favoritos están muy cerca (soy muy de corales y rojos con matices marrones) y no descarto que utilice un naranja para este año. Para pieles claras yo lo recomendaría más tirando al rojo, y para pieles oscuras estamos de suerte, todos los tonos de naranja quedan bien.
* Los tonos (de izda a dcha) Morange, Lady Danger y Saigon Summer, de MAC.

2. BB creams… y CC creams!
Hace ya mucho tiempo que no uso maquillaje, y mi piel me agradece el uso de las BB creams (tenéis más información aquí) ¿Lo nuevo? Las CC creams, que incorporan todos los beneficios de sus predecesoras, además de nuevos componentes anti-edad, corrector de color y cubren un poco más.

3. Colores pastel en el cabello
No soy muy de colorines (me da la impresión de que la gente se pinta el pelo con las antiguas Crayola) pero está muy de moda el ponerse colores pastel (en inglés “chalk”), que quedan especialmente bien si tienes el pelo de un tono claro. Solo hay que asomarse a Pinterest para ver cómo se hace, pero tenéis todos los pasos en The Beauty Department, aqui.

4. La manicura francesa… al revés.
Si hay algo que puebla Pinterest, son fotos de manicuras. La gente es muy creativa (y tiene mucho tiempo libre), pero una tendencia que viene pisando fuerte es la manicura francesa “al revés”. Ya bien sea intercambiando los colores de laca de uñas (metálicos subiendo!) o pintándote la luna de la uña. Truco: hazte con mini pegatinas circulares para poder dar una forma perfecta.
5. Eyeliner gráfico.
Cleopatra estaría en su salsa. Líneas imposibles para utilizar el eyeliner, como si fuese una pluma de caligrafía. Si bien es cierto que según cómo lo utilices tus ojos tendrán una forma u otra, también lo es que podemos ser creativos y divertirnos.
6. El Bob.
Atención que el bob continua reinando el panorama capilar, siendo el estilo mas reclamado de este principio de año 2013. ¿La diferencia? Los colores y flequillos, sin tener miedo a lo que uno de mis amigos llama “pelo Pinypon” (o “pelo Playmobil”, según le de)

7. El Oxblood.
Es el color de temporada, lo cual me alegra porque tengo un pintalabios sin estrenar de ese mismo tono desde la temporada otoño-invierno 2009. ¿Que no sabéis qué tono es? Acordaros de ese color granate de los mocasines o zapatos de piel que tenía tu padre cuando eras pequeña. EXACTO. Quieren hacer al Oxblood el nuevo negro (cosa que no creo que vaya a suceder) pero si me gustaría aplaudir la combinación granate-gris plomo, un acierto del invierno.
8. Flequillos.
De lado, abundante, desfilado, corto, geométrico… Da igual, el caso es cortarte el flequillo. El más demandado es el de Jessica Biel, pero si tienes las facciones de la cara más geométricas, opta por una versión desfilada a lo Emma Stone, o sutil, como Kate Middleton.

9. Cejas abundantes
Creo que aquí solo hay que decir un nombre (que está en boca de todos y yo sigo sin saber muy bien por qué) CARA DELEVIGNE. Depiladas sin extremos, delineadas y abundantemente gruesas.

‘Beauty’ de Lauren Conrad

No es un secreto que me encanta Lauren Conrad, pero no os vayáis a pensar que siempre ha sido así. La odiaba (y mucho) en The Hills. Pero mucho, mucho. Me alegré cuando por fin se marchó (yo es que era más Team Audrina) para qué os voy a mentir. Pero si hubo alguien que se benefició (y de qué manera) con esa marcha, fue la propia Lauren (o LC, para los fans)
Se fue y se transformó en escritora best-seller. Hasta la fecha, todos sus libros han hecho posición en la lista de más vendidos del New York Times (que no es que quiera decir nada, pero ahí está) y la verdad es que no se le da nada mal. Ya lleva una trilogía: L.A. Candy (2009), Sweet Little Lies (2010) y Sugan and Spice (2011); y una segunda serie (spin-off de la primera): The Fame Game y Starstruck (2012) todos sobre el glamour y ser una estrella televisiva en Los Ángeles (bastante entretenidos si os va ese tema)
Como los temas de belleza y estilo. Se la quiere o se la odia, pero hay que reconocer que la chica tiene buena mano.
Tras Style, nos llega ahora Beauty, que es el que decidí adquirir. Para las que seguís a las chicas de The Beauty Department (website de la que Lauren Conrad es co-fundadora, junto con su estilista Kristin Ess y la maquilladora Amy Nadine) os diré que es un recopilatorio de su estilo, muy bien repartido en diferentes secciones, desde la “preparación”: Encuentra tu belleza, o secciones dedicadas al cuidado de la piel, el cabello e incluso ejercicios de relajación y fitness; hasta ideas y tutoriales para poder practicar nosotras mismas con el maquillaje, manicuras y cabello (natural, de fiesta, etc.) Podréis haceros sus ondas vintage y linea de ojos de marca, o los mejores trucos de maquillaje según la forma de la cara, contornear e iluminar, cómo hacer diferentes trenzas, las manicuras más sencillas… 
Me parece un manual muy completo, y no puedo más que aplaudirlo. Da consejos muy válidos y sin pretensión alguna. 
Podéis adquirir Beauty en Amazon (en inglés), y seguir a LC en su página web, en Facebook o en Twitter!