¿Rubias o no?

Hemos estado viendo tendencias capilares durante todo el verano: rojo, tie-dye, etc. Las celebrities se han rendido a lo nuevo en cuestiones de belleza y pelos, pero no todos los cambios han sido acertados. Por ejemplo, salvo JORDIN SPARKS, el resto de celebs que han optado por el tie-dye (puntas teñidas de otro color, especialmente vibrante) como KATE BOSWORTH, LAUREN CONRAD o SIENNA MILLER en azul y naranja.

¿Y los cambios extremos? Hablamos en otro post de celebrities que habían cambiado su tono natural por el rojo, el color estrella de la temporada. Pero, ¿y las rubias? En tendencia están el rubio platino y el rubio ceniza, pero hay muchas celebrities que no deberían haber cambiado su color de pelo nunca jamás de los jamases.

OLIVIA WILDE, ¿rubia? En serio. Su etapa The OC pasó, por suerte para todos. ¿Sería un símbolo sexual si fuese rubia como antaño?

Ayer estuve viendo Mujercitas (la versión cutre semi-nueva) con WINONA RYDER, actriz que yo me pregunto ¿dónde para? tras el escándalo de su supuesta cleptomanía no hemos vuelto a saber de ella. Pero volviendo al cabello. ¿En serio? ¿Rubia? La joven Mina de Drácula jamás habría tenido que cambiar.

Salvo a Beyoncé o Keri Hilson, ninguna otra debería optar por el rubio. Eso va por tí, querida CIARA. Nunca, nunca, nunca.

Otra sex symbol, SOFIA VERGARA, debería de dejar de ser morena latina. Los cánones del rubio no son para ella.

Tampoco para KATE BECKINSALE, que no sé qué demonios le picó para volverse rubia platino y hacernos olvidar (y añorar) a la joven de Pearl Harbour. ¿En serio?

¿Más?

Anuncios

Grammys 2011: Las Mejor Vestidas

 Y ya estamos aquí con la segunda parte de nuestro obligado fashion post sobre la ceremonia de los Grammy, anoche. Viendo un poco por encima el tipo de trapitos que nuestras celebrities se pusieron en la fiesta previa (un poco… bueno, que dejaban bastante que desear salvo una o dos, tipo Jennifer Hudson) la verdad es que no esperábamos mucho, y en efecto, para ser la fiesta de la música por excelencia, no hubo nada muy rimbombante (salvo el atuendo de Lady Gaga, pero nos referimos a ‘mejor vestidas’)
Nos gusta y no nos gusta el vestido de CIARA. Hay que mirarlo muchas veces y desde muchos ángulos para poder forjarse una opinión. En azul, de Emilio Pucci, y dejando (¿más de la cuenta?) a la imaginación. ¿Qué os parece? Por aquí seguimos al 50%, y en aumento.

DIANNA AGRON (Glee) Va perfilando su estilo, y cada vez nos gusta más. Nos pareció muy acertado el vestido negro de Vivienne Westwood. FLORENCE WELCH, de Florence and The Machine, no pasó desapercibida con su vestido con transparencias de Givenchy alta costura, aunque podría haber hecho algo con su pelo, dicho sea de paso.
JULIANNE HOUGH es de las que más nos ha gustado, y aunque el escote de su vestido de Malandrino igual era un tanto excesivo, le quedaba como un guante. Nos encanta el colorido y el estampado.

Al grito de ‘¡Vivan las piernas!’ Se presentaron varias, entre ellas KELLY OSBOURNE, que ahora que puede lucirlas, muestra pierna a la menor ocasión. Nos encanta el vestido de color lavanda con volantes y lazada a la cintura de Tadashi Shoji. La encantadora KERI HILSON deslumbró con su vestido palabra de honor de color turquesa, de Basil Soda. Y la que sí que dejó boquiabiertos y por cuyas piernas yo firmaba ahora mismo fue JENNIFER LOPEZ, también de Emilio Pucci y con taconazos impresionantes de Christian Louboutin.
Las del “yo prefiero el largo” fueron las menos, pero aun así, también se propusieron mostrar sus encantos. Una muy estilizada JENNIFER HUDSON escogió un modelo en azul marino con abertura delantera. LEA MICHELE optó por un modelo en negro de Emilio Pucci, que aunque le quedaba un poco regulero porque no lo acababa de llenar, era bastante bonito. MILEY CYRUS fue de las pocas que se atrevió con el estampado animal (con permiso de Nicki Minaj).

La cantante MYA, a la que hacía mucho que no veía por aquí, escogió un modelo en gris largo con motivos florales en la falda. NICOLE KIDMAN, que acompañaba a su marido, el músico country Keith Urban, optó por Jean Paul Gaultier alta costura, en tonos marrón y cobre. La novia-no-novia de Justin Bieber, el gran perdedor de la noche, SELENA GOMEZ, optó por un precioso vestido dorado de J. Mendel.

Ha habido variedad, eso sí.¿Cosas raras? Dejemos de lado a Lady Gaga, que ya se está poniendo cansina, y resaltemos el Givenchy de NICKI MINAJ. Sorprendente.

¿Sorpresas? Bueno, alguna que otra. Por ejemplo, RIHANNA, de Jean Paul Gaultier alta costura que no deslumbró. Y BEYONCE, muy rubia por cierto, que directamente, pasó de vestirse y ponerse uno de esos vestidazos a los que nos tiene acostumbrados. Será que ni siquiera pensaba subir al escenario.

Video Music Awards 2010

Me encantan las alfombras rojas, para qué voy a negarl. Me gustan porque las celebrities ponen (o lo intentan) toda la carne en el asador, sacando lo mejor que tienen en el armario o dejándose tentar por los diseñadores para que luzcan sus modelazos de alta costura, unas con más acierto que otras. Por ello no dejo de intentar explicarme qué es lo que pasó anoche Quiero decir, los patinazos fueron mucho más numerosos que los aciertos, cosa rara en unos premios que iban a ser el foco de toda cámara.
En los aciertos encontramos a las habituales ASHLEY GREENE (Crepúsculo) con un vestido blanco y negro de Giambattista Valli; y SELENA GÓMEZ, con un vestido largo metalizado firmado por Reem Acra (y que sería un desacierto si no hubiese estado tan acertada con los complementos y el estilismo), y mi favorito, para qué mentir, CIARA, con ese pedazo de vestido de Givenchy Haute Couture que no sé por qué me recordó al instante al que llevó Zoë Saldaña en los Oscars (aquí). 
¿Patinazos? La palma, para variar, se la llevó LADY GAGA (que por cierto, se llevó ocho galardones). Quiero pensar que el atuendo imposible de esta ocasión fue para brillar al lado de Cher, pero no estoy demasiado segura, y eso que no es de lo peor que he visto, aunque me recordaba a una bruja de El Mago de Oz
Otros patinazos renombrables fueron los de KE$HA con un vestido que en fin.”Simplemente cogí bolsas de basura de Home Depot y las puse todas juntas“, se atrevió a decir; RIHANNA (y eso que su actuación con Eminem era la más esperada) y EVAN RACHEL WOOD, que muy imagen de Gucci y todo lo que tu quieras, pero la ahora-si-ahora-no novia de Marylin Manson parecía una abuelita con un vestido de la casa. No sé, a mi me dejan delante de un muestrario de Gucci y supongo que escogería algo mejor. ¿Frida Gianinni no andaba por el showroom?
Y esto es lo que se cocía por los VMA’s, y Taylor Swift, con un look que le hacía aparentar unos 40 años, no se lanzó a tortas con Kanye West, aunque sí se dedicaron perlas el uno al otro en referencia al incidente del año pasado. No creo que Kanye perdiese el duelo lírico, quiero decir, es Taylor Swift. Kanye se la come con patatas. Es ñoña.
*Fotos: People.