Hacer o no hacer

Es mucho mejor que el típico “Ser o no ser“. Ayer vi (en Pinterest, dónde si no) una foto que la verdad me hizo reir, pero también pensar durante mucho rato (qué decir tiene que dentro de todo ese “mucho rato” tuve un poco de quedarme con la mirada perdida) Foto que podéis ver aquí.
No quiere decir que yo sea la típica que va con las piernas au naturel (que en ocasiones lo soy, para qué os voy a mentir a estas alturas de la vida), pero si me dio qué pensar. ¿Dejamos las cosas a medias por vagancia? ¿Nos ponemos a sopesar las cosas de la vida de ésta manera? ¿Podemos dejar pasar oportunidades de oro solo por “hacer o no hacer”?
Y la respuesta es SI. Y mil veces si. Todos sabéis que el blog ha estado bastante parado últimamente, pero hemos vuelto, con más fuerza y sangre fresca (Hola, Alex! :D)
Y por eso mismo no os preocupéis queridos, porque volveremos con nuestra típica sección semanal de cotilleo, aunque de momento os dejo un avance de las cosillas que han pasado esta semana:

Y me dio por pensar en Kim Kardashian, y mira que la odio a muerte. Ayer salió a escena su “segunda aparición tras el nacimiento de su hija, North West” (dejemos el hecho que la niña tiene nombre de aerolínea), en la que la buena mujer sale sacando la lengua en una foto en Twitter. Ejem. Se dice y se rumorea que Kanye West controla la vida de la Kardashian al minuto. Y eso que esta buena mujer nunca dice no a una camara. Una sabe de dónde viene. ¿Qué habría sido de ella si no hubiese tenido a la niña? ¿Seguiríamos con sus culebrones? Me sorprende que a estas alturas de la vida no hayan aparecido fotos en ninguna revista, pero claro, es demasiado pronto para decir nada.
Ahora bien, se dice que mientras está escondida, sigue rodando su reality show, Keeping Up With The Kardashians.
Lo mismo que Amanda Bynes. ¿Qué habría pasado si no le hubiese dado por intentar prender fuego a su pobre perro en el patio del vecino? El juez le ha concedido a sus padres la tutela temporal de todos sus bienes, hasta que alguna autoridad responsable y competente decida que es capaz de salir por su propio bien. Se dice que tiene rasgos esquizofrénicos en su personalidad, lo que explicaría por qué quería que Drake violara su vagina. Clase ante todo.
O nuestra LiLo. Lindsay Lohan ha salido de rehabilitación, y ahora hay un rumor circulando por ahí que dice que podría estar embarazada (lo que nos faltaba, señores) de Max George, cantante del grupo The Wanted. Tuvieron un lío allá por primavera, ella incluso se fue de tour con ellos, pero él pasaba olímpicamente. Obvio.
Y yo me pregunto… ¿os ha dado por pensar qué habéis dejado sin hacer? Yo, para empezar, os dejo una canción con la cual he estado obsesionada últimamente.

Espero que estéis pasando un gran verano en la ciudad 😉

Anuncios

Cosillas que se me ha olvidado contaros esta semana (XV)

Vuelvo una semana más con todas las cosillas que han pasado y se me ha olvidado contaros (lo sé estoy un poco vaga últimamente) pero estoy ansiosa por ver qué pasa en los Oscar (recordad, este domingo!), comprobaremos si alguien puede batir a Daniel Day-Lewis, y algo en el fondo de mi no quiere que le den la estatuilla a Anne Hathaway (¿me convierte eso en una mala persona?) Lo siento, NO me gustó Les Misérables. Pero nada. Y en palabras de Manolo Blahnik: ¿Quienes son Anne Hathaway y Amanda Seyfried? Serán buenas actrices, pero no (al menos no todavía) como para ser inolvidables.
 Volvamos a lo nuestro (todos mis pensamientos sobre los Oscars me los guardo para mañana) aquí estoy yo y os doy un repaso a todo lo que he visto por ahí (que no ha sido mucho) y que, como casi todos mis resúmenes últimamente, va a ser un 50% bodas y bebés. Estoy en esas edad, chavales, no puedo evitarlo (tampoco es que pase nada más interesante). Para comenzar mi cuota de bebés, Fergie y su marido, el actor Josh Duhammel (el macizorro de la serie Las Vegas), están esperando su primer hijo.

Momento bebés nº2: Los que lo han tenido ya han sido Amber Rose y Wiz Khalifa. Ya era hora, la pobre mujer ha estado embarazada mil años. El retoño no tiene un nombre extraño y siniestramente poco creativo, como cabría de esperar, la pareja le ha llamado Sebastian.
Amber Rose es la ex de Kanye West (rompieron en el 2010), que como sabéis va a añadir una nueva semilla al klan Kardashian (suspiro). En esta ocasión me gustaría hacer un minuto de silencio por las elecciones de Kim Kardashian para su ropa pre-mamá. No espero comentarios, solo mirad e ignorad las fajas, que OBVIAMENTE no pueden ser buenas cuando estás embarazada.

A la que no veo con niños últimamente (por suerte para esas pobres criaturas) es a Lindsay Lohan, que además de haber sido demandada por la firma de moda que le prestó un vestido para una gala (¿Cómo se te ocurre dejarle nada?) y devolvió hecho jirones; ha tenido que darse con un canto en los dientes y ver cómo Pitbull le ganaba el juicio por aquel jaleo que dijo ella sobre la canción “Give Me Everything“, dónde se la nombra (una línea, señalando lo mucho que le gusta salir de fiesta) y ella sintió que era una ofensa al honor. Lo siento, chata. ¿El dato curioso? El alegato de su abogada era un plagio, por lo que ha sido sancionada.
Nick Carter, de los Backstreet Boys, se casa. Si sois como creo que sois, os preguntaréis: ¿Y con quién? Bueno, pues aparentemente, mi amor adolescente (y creedme, era d-e-m-a-s-i-a-d-o, preguntadle a mi madre) tenía (tiene) una novia que no es Paris Hilton: una “entrenadora personal/actriz” (se pueden ser ambas, ¿no?) llamada Lauren Kitt. Por lo que he leído por ahí, ella actúa más como una loca busca fortunas que como novia normal, ya que a Nick Carter se le ha ido la pelota después de tantos años de drogas y alcohol (sobre todo alcohol). Si no, no se explica como los dos le contaron a People que se casaban, y el primer pensamiento de ella fue: “Tendré que contactar a los Backstreet Boys para saber cuándo podremos casarnos” ¿En serio?
Felicidades!

Serie que tenéis que ver, por su originalidad: Black Mirror. No voy a desvelar nada del argumento de cada uno de los tres episodios de la primera temporada (encaminados con la segunda), pero es muy muy recomendable. Lo único que me mata del tercer capítulo de la segunda temporada (The Waldo Moment, en la foto) es que Simon (aka el actor Daniel Rigby) aparezca, después de sus anuncios con BT aquí en el Reino Unido (nadie me va a entender, pero es igual, necesitaba escribirlo)

Chavales, mañana se entregan los Oscars, y aunque os caerá un post como es debido (dado cómo estoy últimamente, será más tarde de lo previsto, pero llegará) os dejo de momento con una promo de niños monísimos haciendo un sketch de las películas nominadas (muy buenos los momentos de Jessica Chastain y Django Unchained jaja). Awww!

Cosillas que se me ha olvidado contaros esta semana (XIV)

Tengo una amiga que después de un largo embarazo (se nos ha hecho largo no, lo siguiente) por fin ha dado a luz, y ya tenemos al pequeño Zack entre nosotros, ¡Felicidades! Estaba enorme en la última fase (parecía que el niño le iba a salir con el PhD hecho ya), pero desde luego no a lo Kim Kardashian, que no lleva ni el primer trimestre y ya está así. Esta semana se ha ido con Kanye West a Río de Janeiro, y se han hecho fotos estúpidas con el cristo, lo cual ha hecho que se me quiten las ganas de ir. No hay vestido más horrendo y menos favorecedor que ese. Aparte que Kim todavía usa spandex (para las novatas: la faja de toda la vida que te oprime todo), lo cual qué queréis que os diga, muy bueno no debe ser. Supongo que no habrán ido de incógnito (no sé qué estoy diciendo… Kim Kardashian NUNCA va de incognito)
No sé si estos dos estarán de vuelta, que esta noche se entregan los Grammy. Kanye está nominado a mejor canción rap por N****s in Paris junto a Jay-Z, Mercy (recordemos aquel grandioso momento que ni él ni Beyoncé se acercaron a Kim en los VMAs); y mejor colaboración rap con No Church in the Wild con Jay-Z, Frank Ocean y The Dream. Y otra cosa, acordáos que la CBS ha prohibido que se vean encantos femeninos tales como pezones o partes íntimas. Rihanna, Katy Perry o Rita Ora lo tendrán un poquito más difícil esta vez.
Estamos en el comienzo de las Semanas de la Moda (esto es un sinvivir), y de momento lo que más me ha llamado la atención es cómo las fashionistas desafían al tiempo (recordemos que en Nueva York están de tormentas de nieve) llevando sus modelitos de turno. ¡Y sin calcetines! Buzzfeed tiene un buen recopilatorio de las atrocidades que se hacen por los alrededores de los desfiles por ser visto y fotografiado. Una que lo está haciendo muy bien es Ashlee Simpson, que está acertando y a la vez mutando en Gwen Stefani. Una decena de fotógrafos se le echó encima el otro día al no reconocerla.
Los que me seguis por Facebook, ya sabréis que estoy viendo la nueva serie de la ABC, Nashville (no hace falta que seas fan de la  música country, se pueden pasar las canciones e ir a lo que importa) y Hayden Panettiere es Juliette Barnes, una de las protagonistas. Igual soy maligna (y ojo, NO estoy diciendo que yo sea perfecta, ni muchísimo menos -más bien al revés) pero esta muchacha tiene un cuerpo raruno. No sé, hay algo que no me cuadra. Se infla como una paloma para sacar pecho en ese cuerpo tan chiquitico cada vez que se pone un mini vestido. Es rarísimo.
Como raro es que Lindsay Lohan salga de casa con esa pinta nada menos que a una de las pocas galas de premios a las que es invitada. Muchacha, vete a rehabilitación, quítate esas extensiones horrendas y vuelve a ser tú.
Y hablando de horrendo… No sé como será de mala la peli, pero Spring Breakers está dando que hablar por la supuesta…¿sexualidad? de sus carteles. Cierto es que las chicas aparecen ligeras de ropa, etc., pero son mayores de edad, por mucho que todavía las recreemos en su etapa Disney. Todos crecemos, chavales.

De juicio con Lindsay

Porque ya le tocaba otra vez, y aunque alegó ayer que estaba enferma (recordemos que está de aquí para allá persiguiendo cual groupie a ese nuevo pseudonovio suyo que es Max George de la banda The Wanted- si hombre, sí, aquel con el que se pegó con aquella mujer en Nueva York no hace mucho) pasando totalmente de ir a la revisión que le tocaba con el juez. Al final, subió a un avión, recuperando algo de sentido común después de despedir a su abogada, que tantas veces le ha salvado de situaciones comprometidas, y apareció en el juicio. No ha habido nada nuevo, salvo que tiene que volver en Marzo otra vez. Y sí, para el avión se puso un total look de piel (quién se atreve a volar con eso puesto) y para el juicio iba más de noche en la discoteca. ¿Apropiado o no?
El otro día estaba echando un ojo a las entradas más viejas del blog, y hablando de Lindsay Lohan, no me puedo creer lo que ha cambiado esta mujer. Y su cara. ¿Por qué se puso esos labios? ¿Por qué? La Lindsay de 2013 (foto de arriba) es el resultado de la Lindsay de años anteriores.
Qué recuerdos en Tú a Londres y yo a California (Parental Trap), el remake que la hizo famosa. Creo que puedo ver los tentáculos de su madre, Dina Lohan, justo detrás de ella.  Sí es cierto que esta muchacha tiende a echar la culpa a los demás de todos sus problemas, pero ya comentamos en otra ocasión que eso podría ser en una pequeña parte cierto. Y aún estaba de perlas allá por  principios de 2004, la etapa de Mean Girls y de su primer novio serio, el actor Wilmer Valderrama (Fez, de Aquellos Maravillosos Años 70)
Recordemos que su estapa 2004-2006 salía con ese grupo de amigas y su superpandi, con Paris Hilton, Kim Kardashian, Kirsten Stewart, Mary-Kate Olsen, Nicole Richie… Todas estaban por aquella época en una vorágine de fiestas, alcohol y drogas, robándose novios las unas a las otras, provocando altercados y padeciendo anorexia. No está nada mal, ¿eh? En 2008 empieza su relación con Samantha Ronson.
Ojito a la transformación. Éstos últimos años de robos y sobre todo, más drogas, están siendo lo peor. ¿Volverá a ser la misma algún día?
#throwbackthursday

Cosillas que se me ha olvidado contaros esta semana (X)

Aquí me tenéis, por alguna extraña razón, tarareando Una vaina loca e imaginándome a Jean Claude Van Damme dándolo todo en un bar de tailandeses, que por algo que no comprendo muy bien, solo están sentados y miran cómo baila. Idas de cabeza aparte, esta semana no he posteado demasiado (salvo los que debía :D) porque tengo un examen el jueves que poco a poco me está quitando la vida. Es horrible, os lo juro. Ya me gustaría a mí que en lugar de la vida me quitara años de encima, a lo Demi Moore y su fuente de la eterna juventud (y cirujano, supongo, solo hay que ver la campaña de Versace) porque no solo Ashton va a rehacer su vida: se dice que Demi ya está más animada y aparentemente se ha echado un nuevo toyboy, un marchante de arte de veintiséis años llamado Vito Schnabel, que conoció en la fiesta de cumpleaños de Naomi Campbell.
Naomi Campbell ha cumplido 50 años. Madre de dios.
Después de la resaca de Liz & Dick solo para encontrarme que lo más interesante de esta semana es que Lindsay Lohan va a volver a chirona con un 90% de posibilidades (dejo el 10% restante para los que piensan que durará unos diez minutos dentro) ¿La última? Se sacudió con otra loca en un bar por un hombre, nada más y nada menos que Max George, de la banda The Wanted (para los que no los conozcáis, son como One Direction, pero cinco años más mayores) Con los cargos de agresión y los que Lifetime le va a echar encima por mentir a la policía allá por Junio, veremos a ver si se libra. 
¿Lo mejor? Su asistente (dudo que lo siga siendo) publicó en Twitter que Lindsay necesita ayuda. Esta mujer tiene que ir a rehabilitación lo antes posible.
Chris Brown y Rihanna más o menos han confirmado que están juntos y básicamente que les importa un pito lo que diga el resto del mundo. La cantante subió ésta foto a Instagram, confirmando que al menos esa noche la pasaron juntos. Sinceramente, estos dos se merecen el uno al otro. Él es idiota y debería de estar en un centro encerrado, y ella… ciego es el que no quiere ver. Llamadlo amor si queréis, pero no lo es. Las relaciones tóxicas nunca acaban bien.
Blake Lively podría estar embarazada, o al menos así lo piensa servidora al ver ésta foto de la actriz en el aeropuerto de Los Ángeles. En serio, miradla bien. ¿Y el pañuelaco? Además, ha estado demasiado silenciosa. ¿Podría ser uno de los motivos de la boda a toda prisa? Ya veremos a ver.
En otro orden de cosas, no queda NADA para Navidad. Si sois como yo y tenéis como ochocientos amigos invisibles y otras tonterías, os dejo un par de websites para que les echéis un vistazo:
* Regalos para el friki de turno: No puedo creer que lo vendan. Regalos super curiosos!: http://quelovendan.com
* Cositas monas para ella: Cath Kidston ha abierto tienda aquí y voy prácticamente a diario. Es un poquillo cara, pero tiene unas cosas monísimas. Visitad aquí: http://www.cathkidston.co.uk/
Otra que también os gustará es Paperchase, yo soy adicta y me conozco a los dependientes: http://www.paperchase.co.uk
* Daos una vuelta por Asos, porque los set de Navidad los tienen a más del 50% de descuento. Son perfectos en envíos y devoluciones!: http://www.asos.com/es/
Vuelvo la semana que viene! muak!

‘Liz & Dick’, la ¿película?

Señores de Lifetime: En serio? ¿En serio es esto una película? ¿Este es la esperada vuelta de Lindsay Lohan al mundo del cine? Pues lo lleva claro: Lo único bueno de verlo es juntaros un grupo de gente y seguir el drinking game de Buzzfeed.

Madredelamorhermoso. Lindsay Lohan, retírate, de verdad. Su voz es de alcohólica pasada por el tabaco, su aspecto es de… oh por dios, lo que fuiste y no creo que volverás a ser. En serio, es horrible. La película es HORRIBLE, de verdad: guión flojísimo y un cásting bastante deprimente para una historia que no se sostiene ni a tiros. A los diez minutos quería pegarme un tiro. Y no soy la única, las críticas hasta ahora han sido demoledoras.
Y no solo eso, ahora los de Lifetime (responsables de este bodrio) están considerando denunciar a Lohan, por aquel incidente con el Porsche y el camionero (¿os acordáis que el camionero acabó fatal?) Ella, debido a sus problemas judiciales, tenía firmado con Lifetime que no podía conducir ningún vehículo mientras durara el rodaje. Ajá! Condució el Porsche, aunque le dijo a la policía lo contrario.
Elizabeth Taylor dijo una vez: “La única que puede interpretar a Elizabeth Taylor es la propia Elizabeth Taylor

Descanse en paz.

Lindsay, en la premiere de "Liz & Dick"

Y por esto, queridos niños, es por lo que no debéis tomar drogas. Llevaba peor cara que Coto Matamoros en el Deluxe la semana pasada.


Lindsay Lohan dejó el sujetador en casa (como es habitual) y se presentó con el vestido más feo que he visto en mucho tiempo a la presentación de su película para Lifetime, Liz & Dick (que pienso ver aunque solo sea un rato, para qué mentiros, me va el barro)
Me da pena, porque la muchacha solo tiene veintiséis años. SOLO veintiséis. No sé si quiero imaginármela en una o dos décadas. Eso si deja lo que quiera que esté tomando, claro.