Tendencias: cuadros

Amigas mías, seguimos con el loco revival de los 90 (suspiro) y dado que todos intentan reinventarse o morir, llega una de las propuestas menos desastrosas de dicha época: los cuadros. Especialmente escoceses, para qué engañarnos (solo tenéis que poner un pie en las tiendas y entenderéis de que hablo) o también conocidos como tartán. Dicho ésto, procedo a dar una mini clase magistral antes de seguir con mi discurso:
a. Cuadro Vichy: cuadritos pequeños, principalmente blancos y mezclados con otro color (negro, rojo, verde, etc.)
b. Cuadro de Pata de Gallo: estampado tipo mosaico, abstracto y normalmente en blanco y negro. Originario de Escocia.
c. Cuadro de Príncipe de Gales: cuadros mezclados con otros cuadros e incluso finas líneas de color dan lugar al Príncipe de Gales.
d. Cuadro Escocés o Tartán: estampados de bandas horizontales y verticales de  varios colores, formando cuadros. Originario de Escocia y su vestimenta tradicional.
¿Y qué opciones tenemos? ¿Debemos centrarnos en el clásico rojo o verde propio de un kilt escocés? No, y mil veces no. Las posibilidades son infinitas (menos mal) y no tenemos que parecer recién salidas de un colegio católico solo para mujeres.
Vestidos: Son de mis favoritos, pero sí es verdad que le tengo un poco de pánico a los cuadros. Mis preferidos son los de cuadrito pequeño tipo Príncipe de Gales. De izda a derecha: vestido tipo pichi, de Freak of Nature; vestido a cuadros rojos, de Glamorous; vestido de gasa y chiffon, de Mango; vestido sin mangas y con cinturón, de River Island; y vestido a cuadro tartán, de Zara.
Camisas/Blusas/Camisetas: siempre vais a acertar siempre y cuando la parte de abajo sea de un color neutro, a la vez que oscuro, preferentemente. Ahora bien, a estas alturas de la vida se nos permite mezclar todo, osea que ¡ánimo! Blusa semitransparente bicolor, de Asos; camisa de gasa en rojo y camiseta tipo blusa de chiffon azul y negro, de Mango.
Accesorios: Bolsos, zapatos, cinturones… Es una forma más discreta de seguir esta tendencia. ¿Os atrevéis? Bolso tipo cartera de The Cambridge Satchel Company; zapatos de plataforma, de Asos; bailarinas, de Zara.
¿Y las famosas? Ellas también los llevan: Emma Watson combina un vestido en tartán con una cazadora de piel; la novia casi-adolescente de Bradley Cooper, la modelo Suki Waterhouse, elige la misma combinación para un evento más casual; la actriz Rose Byrne elige una blusa y consigue un look muy chic, y la It Gitl, Alexa Chung, escoge un abrigo, protagonista absoluto de su look.
¿Y vosotras? 🙂
Anuncios

Vuelve Bridget!

Las que me conocéis ya sabéis lo emocionada que puedo estar 🙂 así que os informo a todas las amantes de la chick-lit (esos libos facilones de treinteañeras enamoradas, contando calorías y maldiciendo a todos los inútiles que tienen por novio) que Bridget Jones, la pionera de este tipo de libros, está de vuelta. Tras El Diario de Bridget Jones (1996) y Bridget Jones: Sobreviviré (1999)
Su autora, Helen Fielding, está en el proceso de terminar la que será su tercera entrega, con fecha de publicación en Octubre-Noviembre de este año 2013 (lo cual me alegra) y de la que sus agentes ya han dicho que, además de ser la continuación, será el reflejo de una etapa totalmente diferente.
Cosas que quiero ver:
1) Daniel Cleaver: Bridget Jones no es lo mismo sin Daniel Cleaver. Las películas de Bridget no son lo mismo sin una pelea entre Hugh Grant y Colin Firth al final.
2) Bridget y Mark con bebés: ver a Bridget como madre tiene que ser interesante, cuando apenas sabe cuidarse de sí misma.
3) La madre de Bridget de vuelta con Julio: cougar town.
4) Que Jude se deshaga POR FIN del Malvado Richard: todas hemos tenido un ex novio maligno, el error de Jude fue casarse con él (aunque la boda fuese divertida)
5) Que Shazzer reconozca que es lesbiana: tanta campaña hippie solo puede significar una cosa, y aunque el problema del tipo ese y las drogas en Tailandia probasen lo contrario, yo creo que ha llegado el momento de que Shazzer confiese. 
6) Que Tom encuentre a su alma gemela: siguiendo con la temática gay, qué menos que una boda. O un niño. Algo para el pobre Tom.
7) Que en la versión cinematográfica firmen Renée Zellweger (Bridget es ella, y viceversa), Colin Firth y Hugh Grant. Quiero a Rose Byrne haciendo de mala pécora a lo Bridesmaids, y me muero por un cameo de Victoria Beckham.
No es mucho pedir, ¿verdad?