La cruda realidad (III): (500) Days of Summer

(500) days of Summer ya comienza diciendo que NO es una historia de amor. O bueno, quizá sí lo es para una de las partes. Presentamos a Tom (JOSEPH GORDON-LEVITT, que enamorada estaba de él cuando era joven) y a Summer (ZOOEY DESCHANEL). Básicamente, la historia es: Tom se enamora de Summer, pero ella no de él. Así se desarrolla una historia de amor unilateral. ¿Cuántas veces hemos sido nosotros los que nos hemos enamorado de alguien que nos ha dado la patada? Esta no es una historia con final feliz, ya nos lo sabemos.
Summer deja claro desde el principio que no quiere nada serio con Tom. Pero él, al igual que todos al menos una vez en la vida, continuamos en la relación, pensando que, quizá por arte de magia, la otra persona cambiará de parecer en algún momento. Pues no. La moraleja de toda la historia es que NO.
Más de una (y de dos) he tenido conversaciones con alguna de mi solteritas a propósito de cuando nos enamoramos de esta manera. Para colmo, este tipo de relaciones suelen ser enfermizas, porque te agotas intentando demostrar que eres su alma gemela.
Y si, personalmente he pasado por ello, y basándome a como dice al principio de la cinta: “Esta película es de ficción, cualquier parecido de los personajes con la realidad es pura coincidencia. Menos contigo, x. Desgraciado*”

Lo mejor

La mañana que sigue a la primera noche de Tom y Summer. ¿Quién no ha escuchado esa música triunfal?

-La hermana de Tom como su conciencia.

Lo peor

Nos vemos reflejados en Tom. Todos hemos estado con algún/alguna gilipollas.

*Pondría otro insulto, pero igual me cierran el blog. xD

Anuncios