¿Lo llevaríais?

Amber Heard, Zoe Saldana y Brenda Song se visten con una simple combinación en blanco-y-negro y tacones de vértigo. Demasiado fácil para no hacerlo.

A todas aquellas que tenéis guardados bajo llave los chalecos vaqueros de hace diez años, ¡sacadlos! Como Ashley Tisdale, Kate Bosworth y Sienna Miller, los 80 están (otra vez) de vuelta. Atención, si estas tres los llevan, es porque realmente se llevan.

Modelos

Lo reconozco. Yo de pequeña quería ser modelo. Pero, ¿qué niña no quiere serlo cuando tiene 8 o 10 años? Sí, cuando todavía piensas que puedes crecer hasta el metro setenta sin ningún tipo de problema, que eso lo eliges tú (ilusa).
Yo estaba fascinada con ese mundo. Me encantaba Twiggy, la supermodelo de los sesenta. La conocí por una revista del año de la pera que mi abuela guardaba en el pueblo.Yo era muy pequeña, pero sé que me gustaban mucho las minifaldas a lo Mary Quant. Tanto, que mi abuela me hizo una.

Hablando de recuerdos y de moda, yo siempre he sido un tanto atípica, y quizá tendría que haber acabado haciendo otra cosa relacionado con el mundillo (de hecho, todo el que me rodeaba pensaba que iba a ser así) dada la afición que tenía al juego Diseña La Moda. Sí, desde que tenía seis años, el mejor momento era el sábado por la mañana, cuando mi padre me traía un paquete de folios blancos para dibujar. Yo era de esos niños extraños que les das un papel y están horas y horas sin rechistar. Eso sí, menos mal que no se llevaba lo del reciclaje, porque desperdicié papel a tutti (era de las que les sale un contorno de cara mal y tiran el papel ¬¬)

El caso es que, aunque era el mejor momento, yo siempre esperaba a los sábados por la tarde. Una vez al mes, una amiga de mis padres me regalaba las revistas viejas de moda, esas que editan Vogue, Elle, etc. en plan especial (que antes costaban 500 pesetas y ahora puede que te claven seis euros sin rechistar). Y más feliz fui cuando mi madre me compró una para mi sola. Creo que ningún regalo me ha hecho más ilusión en toda mi vida. Era un Hola! extraordinario de las colecciones pret-à-porter del año 95 y salía Cindy Crawford en la portada vestida de blanco y negro. Le saqué muchísimo partido. Dibujé todos y cada uno de los modelos que salían dentro, que por cierto mi madre aun guarda en alguna carpeta por casa.

La época dorada de las supermodelos, en reportajes como este de Vogue, donde aparecían: Jasmine, Christy, Linda, Claudia, Cindy y Naomi (En mi opinión falta Nadja, pero bueno)

No entiendo. Ahora no importa que la supermodelo tenga carisma, ahora solo vende imagen. Como Kate. Se droga en público y sube el caché. Yo es que no lo comprendo. Las niñas ven a las modelos en revistas y todas quieren ser como ellas. Pero no por los mismos motivos que yo quise serlo (yo era de las que quería ponerse un rojo Valentino) sino por ser delgadas y tener éxito.

Ya no es lo que era. Yo quería ser modelo en la época de las supermodelos, en la época de Cindy, Naomi, Claudia y Christy. Ahora no tendría sentido. Las top models no son lo que eran. Ahora son musas temporales, necesitan nombres y apellidos. Como Agyness Deyn o Alice Dellal. en la foto inferior.

Yo ahora no querría ser modelo.

KAT CAMERON

TeamKitten Factory está llena de conejitos, gatitos, arañas, patatas, arcoiris y sombras siniestras. Quizá sea eso, o quizá sea que se aproxima a la estética manga que tanto me apasiona, lo que más me gusta de Kat Cameron.

Ilustradora y diseñadora, cuenta con clientes como Illicit Cloghing, McDonalds, Orange, FHM y otros muchos, que han aprovechado el tirón oriental para sus campañas publicitarias.
Como otros muchos, pienso que Kat Cameron se acerca mucho a los diseños de Murakami (el último nipón que pudimos ver en el Museo Guggenheim), pero tiene cierto toque siniestro especial que no deriva, como su predecesor, en aspectos sexuales bastante explicitos.


*Fuente: illustrationweb.com

El poder de los accesorios

Todos invertimos, a la hora de ir de compras, en cosas básicas. Eso es una realidad: evidentemente, vamos a gastarnos el dinero en algo que podamos reutilizar más allá de una temporada (salvo algo totalmente excepcional que nos entre por los ojos malignamente, como me pasó a mi con ciertas sandalias de Fornarina)
Llegados a este punto, hay que decir una de las grandes verdades del mundo de la moda: ¿Cómo hacer que las prendas básicas parezcan diferentes? Buscando el poder de los complementos.

Los complementos adecuados hacen los looks. Es así. Unos buenos zapatos, pañuelos, bolsos y joyas adecuados resaltan cualquier cosa. ¿ejemplos? El pañuelo de Hillary Duff en la foto, junto con sus zapatos, dan la clave a la camiseta y los leggins de algodon. O también los de Kristin Cavallari, que alegran el sencillo vestidito blanco. ¿Y Nicole Richie? La elección de la chaqueta perfecta da un toque elegante al look.

¿Qué opináis?

Los mejor vestidos (1ª parte)


JAKE GYLLENHAAL

¿Por qué?: Fuera de la fiebre de Brokeback Mountain, Jake ya se había distinguido por su gran sentido del estilo. De negro, de azul, de blanco. En abrigos de piel, sacos de gamuza, chaquetas sport, gorros o pantalones formales que combinen, sobre todo, con su rostro y sus ojos.

Estilo: En la punta de la moda, vanguardista, metrosexual.

Puntos extra: Su pelo es el complemento perfecto.

Puntos en contra: Tiene un aire un poco ñoño que intenta potenciar con la ropa que se pone. Quizá debería arriesgar más.

JUDE LAW

¿Por qué?: Ahora sí que aquí aplica el ‘british sense of style’. Los británicos, normalmente delgados y altos por naturaleza (salvo cada vez más excepciones), son adictos a la moda más vanguardista. Jude Law usa bufandas, sacos con solapas levantadas, pantalones ajustados, y al mismo tiempo es interesante.

Estilo: Vanguardista, ‘rock star intelectual‘.

Puntos extra: Las gafas le dan un toque de misterio, sin hacerle parecer un friki.

Puntos en contra: Hay más colores que el negro.

GUY RITCHIE

¿Por qué? Guy es tendencia en sí mismo. Trajes, vaqueros, zapatillas… Da igual, siempre que mantenga ese rollo de chico malo de Rock’n’rolla.

Estilo: Con una doble estética: Look de noche perfecto y de día zapatillas deportivas.

Puntos extra: Tiene al alcance las mejores marcas.

Puntos en contra: Madonna ha ejercido demasiada influencia sobre él.